“Jesús contestó: Cualquiera que beba de esta agua pronto volverá a tener sed, pero todos los que beban del agua que yo doy no tendrán sed jamás. Esa agua se convierte en un manantial que brota con frescura dentro de ellos y les da vida eterna”. Juan 4:13-14 (NVT)

Nuevo Testamento

Evangelios

Históricos

Cartas Paulinas

Cartas Generales

Proféticos