Referir o no referir esa es la cuestión

“Dejemos de hablarle a muchos para convencer a uno. Hablémosle a uno para convencer a muchos”. Fernando Anzures, autor de “El Consumidor es el Medio”.

Muchas veces vemos la Biblia como un libro religioso, lo que nos impide acercarnos a él para descubrir verdades muy valiosas. Te daré un ejemplo: en el evangelio de Juan,  capítulo 4, versículos 1 al 42, hay una estrategia que, al ser implementada, permite aumentar el volumen de los referidos. Basado en ello, veremos a continuación cuatro aspectos claves:

  1. Identificar la necesidad del cliente:Jesús conocía la necesidad que tenía la mujer samaritana, sabía que había ido a ese lugar porque necesitaba de un producto: el agua.
  1. Ofrecer un buen servicio: Mientras la mujer se disponía a sacar el agua del pozo, Jesús respondió a todas sus dudas y la trató con la importancia que merecía, aclarandole toda la información que ella le solicitó.
  1. Dar respuesta al requerimiento:Jesús le ofreció beber del agua que Él tenía la cual era fuente de vida eterna, logrando comunicar de manera efectiva que su producto era mucho mejor.
  1. Aplicar el “voz a voz”:La mujer samaritana, al saciar su necesidad, se encargó de hacerle saber a otros lo que Jesús había hecho, permitiendo así que otras personas conocieran Su mensaje.

Te animo a leer tu Biblia. En ella hallarás verdades y estrategias como éstas, permitiéndote obtener no sólo una experiencia con cada usuario sino generar la recordación de tu marca, servicio o producto.

Si tienes alguna duda o necesitas asesoría comunícate con nosotros

¡Siempre dispuestos a servirte!

Escrito por: Alexandra Narváez (@alexanarvaez26) | Asistente Creativa